Dynatech-elevation

Blog empresa Dynatech

El tiempo ha pasado y todo está llegando a su fin. Hemos hecho nuestro trabajo, con algún contratiempo que otro, pero la suerte ya está echada. Hemos estudiado los partes meteorológicos con atención y hemos decidido la fecha de la batalla final. El día 22 de mayo. Con suerte, ese día de madrugada encararemos las pendientes de la pirámide final del Everest, del techo del mundo. Nuestra respiración será agónica, el paso lento y el frío intenso. El objetivo parecerá inalcanzable, aunque no cejaremos en nuestra determinación de llegar a lo más alto. Paso a paso lucharemos por ganar está singular batalla y si todo va bien y nuestros organismos aguantan, alcanzaremos la cima del mundo.

Nuestro trabajo comenzará mucho antes. El día 19 saldremos de madrugada hacia el Campo 2. De nuevo las grietas y las escaleras nos esperarán con sus trampas ocultas. El día 20 escalaremos ese muro helado del Lhotse para llegar a nuestro emplazamiento en el Campo 3. A partir de ahí, al día siguiente, el 21, ya entraremos en la llamada ‘zona de la muerte’. Ahí nos esperan las franjas amarillas, muro rocoso de bastante inclinación y el largo camino hasta el collado sur a 8.000 m de altura donde estableceremos nuestro último campo, el Campo 4. Ahí, donde la vida se escapa a bocanadas, pasaremos la noche y el día 22 hacia las 2 de la mañana, comenzaremos nuestro ascenso hacia el cielo, el techo del mundo.

Dentro de unos días todo habrá acabado y sólo espero que todos estemos aquí abajo con salud, que los daños sean de poca importancia y que, por último, nuestros sueños se hayan cumplido y podamos compartirlos con todos vosotros a la vuelta.

Carlos Pauner

Comments are closed.